Sobre nosotros

Gobbolino es de aparición reciente y surge desde el mayor respeto y amor hacia los animales

Un propósito

Empiezo este proyecto con mucha ilusión, como cualquier persona que decide dedicar tiempo y recursos a una afición que le apasiona: la cría del Azul Ruso. Mi principal propósito es disfrutar de la cría de un animal que me parece espectacular, tanto por su belleza como por su carácter afectuoso y sensible, así como contribuir a que las personas que confíen en mí y decidan ser futuros propietarios de un gatito de mi criadero, puedan conocerlo y disfrutar de ellos como lo hago yo cada día.

Una aspiración

Mi aspiración sería poder contribuir positivamente al mantenimiento y mejora de la raza Azul Ruso, criando animales sanos y felices que, a su vez, puedan hacer felices a las familias de las que formen parte.

Actualmente el criadero lo componemos mis dos gatos y yo, aunque si todo fuera bien, y siempre desde la perspectiva de practicar una afición, me encantaría aumentar la familia e introducir nuevos ejemplares para mejorar la línea.  Pero me queda mucho que trabajar y aprender hasta entonces, así que, poco a poco...

Valores

Es esencial para mí llevar a cabo una cría responsable, siguiendo las buenas prácticas que, en mi caso, establece la organización a la que pertenezco, la Federación Internacional Felina, anteponiendo, en cualquier caso, el interés y el bienestar de los animales a cualquier otra prioridad que pueda surgir en el camino.

Como parte de esta cría responsable, la elección adecuada de los futuros propietarios es un factor clave. Desde mi punto de vista, la implicación de un criador no acaba en el momento de entrega del gatito, sino que continúa durante la evolución del mismo a lo largo de su vida, ya que de esta evolución depende la valoración del resultado de nuestro trabajo.